English
1.877.DR4.2020
English
1.877.DR4.2020

Mal posiciones de párpados

Entropión (el párpado gira hacia adentro)
El entropión es una condición en la que el párpado inferior se invierte hacia adentro. Esto puede causar irritación ocular y resultar en lagrimeo excesivo, costras, secreción mucosa e incluso pérdida de la visión. Aunque la causa más común de entropión es debido al envejecimiento y el debilitamiento de los músculos del párpado, también puede ser causado por un defecto de nacimiento, lesión ocular, cicatrices o tumores.

Cuando los párpados se vuelven hacia adentro, los pacientes pueden someterse a un procedimiento quirúrgico ambulatorio para tensar el párpado y devolverlo a su posición normal. Para aquellos casos en los que la cirugía no es una opción, la condición se trata con gotas lubricantes, ungüentos y suturas temporales. Dado que el entropión puede causar daño a la parte externa del ojo, conocida como la córnea, sugerimos una evaluación con nuestro cirujano oculoplástico, el Dr. Zwick.

Ectropión (el párpado gira hacia afuera)
El ectropión, una afección en la que el párpado inferior se gira y se revierte. Este puede causar irritación ocular y resultar en lagrimeo excesivo, costras y secreciones mucosas. Aunque comúnmente es el resultado del envejecimiento y el debilitamiento de los músculos del párpado, un ectropión también puede ser causado por un defecto de nacimiento, lesiones oculares, cicatrices o cáncer de piel. Se puede realizar un procedimiento quirúrgico ambulatorio para corregir el párpado y devolverlo a su posición normal. Para prevenir la sequedad de la córnea, se pueden prescribir lágrimas y ungüentos artificiales para ayudar a mantener los ojos lubricados. Debido a que el ectropión puede causar daño a la parte externa del ojo, conocida como la córnea, sugerimos una evaluación con nuestro cirujano oculoplástico, el Dr. Zwick.

Trastornos congenital
Una variedad de trastornos congénitos pueden afectar a los párpados, el sistema lagrimal y las órbitas. Tales trastornos incluyen ptosis congénita, obstrucción del conducto nasolagrimal, quistes dermoides, malformaciones palpebrales y defectos craneofaciales. Muchos de estos trastornos pueden ser aislados y reparados quirúrgicamente; Otros pueden ser parte de un síndrome médico que requiere el cuidado de varios especialistas.

¿Está usted considerando una cirugía oculoplástica?
Llámenos hoy al 1-877-DR4-2020 para obtener más información o haga clic aquí para solicitar una cita.