English Paga tu cuenta
1.877.DR4.2020
English Paga tu cuenta
1.877.DR4.2020

Enfermedad Orbital y Trauma

Enfermedad de los Ojos Causada por la Tiroides
La enfermedad de los ojos causada por la tiroides generalmente ocurre por la enfermedad de Graves o hipertiroidismo, pero también puede afectar a pacientes hipotiroideos o eutiroideos. La infiltración de los músculos y tejidos que rodean el ojo pueden causar restricción del movimiento de los ojos, proptosis (abultamiento de los ojos), mala posición de los párpados y a veces pérdida de visión. El signo más común de la enfermedad ocular de la tiroides es la retracción del párpado. El cuidado de pacientes con esta enfermedad es a menudo multidisciplinario e incluye endocrinólogos, internistas, cirujanos de estrabismo, oftalmólogos y cirujanos oculoplásticos. Pacientes que tienen una progresión severa amenazando la visión requieren tratamiento con dosis altas de esteroides, radioterapia o cirugía para descomprimir el ojo y preservar la visión. Los pacientes también pudieran requerir cirugía para enderezar los músculos extraoculares que mueven el ojo y el párpado.

Trauma orbital
Los traumas de los párpados y las órbitas óseas pueden ser consecuencia de accidentes automovilísticos o deportivos. Estos tipos de traumas frecuentemente requieren de la reparación quirúrgica por un cirujano oculoplástico para obtener resultados óptimos funcionales y estéticos. Restaurar la órbita ósea alrededor del ojo es importante para el posicionamiento de los ojos y la visión. El tejido cicatricial de una lesión o cirugía puede ser desagradable o deformar los párpados. La cicatrización puede causar una mala función y cierre del párpado, muescas en el borde del párpado, párpados caídos, pestañas mal dirigidas e irritación en el ojo. La revisión de cicatrices puede ser realizada con cirugía reconstructiva para mejorar estos problemas.

Tumores orbitarios
Algunos cánceres en otras partes del cuerpo pueden extenderse a la órbita, el área detrás del ojo. Principalmente, los tumores orbitarios pueden ocurrir detrás de los ojos y pueden ser malignos o benignos. A menudo, los pacientes presentan con un ojo abultado, una masa palpable, dolor o visión doble. Una imagen radiológica es necesaria para ayudar a identificar el tipo de tumor y el tipo de extirpación quirúrgica que se pueda realizar.

Extracción de un ojo (enucleación o evisceración)
La extirpación del ojo, o enucleación, a menudo es necesario debido a una lesión, tumor o enfermedad. Un ojo protésico puede reemplazar a un ojo que no funciona y mantener un movimiento parcial. Aunque la gente puede usar un ojo protésico durante varios años sin complicaciones, algunos efectos secundarios pueden requerir atención quirúrgica y médica. La mala adaptación de la prótesis, la flacidez de los párpados, la pérdida de forma de la cavidad ocular, la migración o la infección del implante pueden requerir revisión o reemplazo. En la mayoría de los casos, los resultados finales son estéticamente agradables al paciente.

¿Está usted considerando una cirugía oculoplástica?
Llámenos hoy al 1-877-DR4-2020 para obtener más información o haga clic aquí para solicitar una cita.